Weihenstephan y Teschnische Universität München TUM (Freising, Alemania)

weihenstephan_00Los pasados 6 y 7 de Junio pude hacer mi primera incursión a Alemania, concretamente a la zona de Baviera, para visitar uno de los complejos cerveceros más insólitos y espectaculares del mundo. En la población de Freising, a tan solo 40 km de Múnich, se encuentra un conjunto cervecero que aúna la más antigua tradición con la sangre más fresca de la juventud… Por un lado, tenemos Weihenstephan, la cervecería que, fundada en el año 1040, es la más antigua del mundo en activo. Y por otro lado, tenemos la Teschnische Universität München (TUM), la universidad politécnica que, con diversos estudios del más alto nivel especializados en la cerveza y en sus técnicas de elaboración, supone uno de los centros más prestigiosos del mundo al respecto.

La gracia de que ambas entidades formen parte de un mismo conjunto, reside en la estrecha colaboración que han forjado para un beneficio mutuo. Los estudiantes cerveceros de la TUM hacen sus prácticas en la microcervecería (obra de Weihenstephan) más completa y espectacular que he visto jamás. Mientras que Weihenstephan se vale de las habilidades y creatividad de la futura élite del mundo cervecero para elaborar su fórmulas experimentales más innovadoras. Un binomio absolutamente perfecto. Si es que por algo Alemania está donde está…

Weihenstephan elabora una amplia gama de cervezas, tanto regulares como de temporada, que principalmente se basa en el trigo como materia primera. Su buque insignia es la Hefe Weissbier, la cerveza de trigo característica de Baviera; pero su Helles (llamada Original) o especialmente la Vitus (una Weizenbock) resultan igualmente espectaculares y altamente recomendables.

La gracia de los llamados “viajes cerveceros” reside en el concepto de proximidad o “quilómetro cero”. Dicha cercanía te permite probar cervezas, o versiones de algunas cervezas, que no puedes encontrar en ningún otro lugar… Los recuerdos que yo guardo como tesoros, en este sentido, son una Pils sin filtrar (elegante pero sabrosa como pocas) y uno de sus “experimentos universitarios”, la apodada “Fresh Hop” (una Weiss bastante lupulizada, teniendo en cuenta que hablamos de alemanes, claro…), que pude degustar en la zona de cata de la universidad.

Disfruté del clima, hospitalidad y la mesa bávaras en el Biergarten oficial de Weihenstephan, un jardín con todas las especialidades de cerveza Weihenstephan y un buffet (abierto prácticamente todo el día) que te hacía creer que habías llegado al mismísimo Jardín del Edén… A destacar el llamado “Plato del Pastor” (no oso ni escribirlo en alemán…): carne de cerdo, huevo, bacon, espárragos trigueros y una especie de pasta de patata absolutamente brutal… Una fiesta social y hedonista por igual. Alemanes, sí, pero bávaros al fin y al cabo…

La aventura se completó con salchichas alemanas, muchos bares y cervecerías Weihenstephan, un paseo y cata por el museo del lúpulo y vistas de los campos de Hallertau (el clásico lúpulo de la zona).

Una experiencia imprescindible para todo cervecero que se precie (evidentemente) y muy recomendable para todo amante de los placeres de la mesa… Cantidad y calidad al más puro estilo bávaro.

http://weihenstephaner.de/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s